"SACROMONTE"

"SACROMONTE"
"CONTRALUZ" (Detalle) Oil on canvas. Giovanni R.Tortosa

DESNUDO-FIGURA-PASTEL-GRAFITO-INTIMIDAD-REALISMO

DESNUDO-FIGURA-PASTEL-GRAFITO-INTIMIDAD-REALISMO
TORTOSA ART COLLECTION ---- giovannirtortosa@gmail.com

martes, 8 de marzo de 2016

"HISTORIAS de un MARCHANTE de ARTE"-ETERNA SEGOVIA-2ª Parte.

    


 Ella se quita los elegantes zapatos de tacón azul lapizlázuli a la vez que también deja su chaqueta sobre una silla. Mientras tanto, el marchante sigue abstraído junto a la ventana que da a la calle Real. Se siente conmocionado ante el espectáculo que tiene delante: la plaza de las "Sirenas", presidida por la estatua del comunero Juan Bravo. También los atrios y soportales de la románica iglesia de San Martín. Y la lluvia sigue salpicando el entorno.
-Me hace recordar la plaza del Duomo de Florencia,-le dice Gloria, mientras él coloca su brazo por la cintura de ella.
-Sí, aunque yo prefiero esta; es como mas intimista....-replica Gérard.
    Tanto la plaza como la calle están desiertas,  y la presencia de la lluvia convierte el enclave en un escenario fantasmal, de una belleza vaporosa y surreal.
    Gérard recoge las algas de luz, que son sus cabellos, para besar los lóbulos de sus orejas y proseguir por el cuello; en un recorrido lento, como de puntillas. Las espaldas se ofrecen como un mar de sargazos, un desierto floreado; un edén para dibujar quimeras y sueños....
-¡Je n´ai jamaís pu rêver de ta présence!...-le susurra mientras el zigzagueo de los labios recorren los poros de su piel .
    Los cristales de la ventana reflejan la cadencia de su rostro, la suave crispación de sus ojos, los labios entreabiertos, los hombros desnudos, la piel vibrante; -pareciera una magdalena pintada por Corregio.
    Llueve música del cielo y su figura se recorta en la penumbra cuando él desde abajo, arrodillado mira su rostro para preguntarse y convencerse que ella está ahí, que es verdad; que no es un sueño...
   Las manos, ligeramente temblorosas trazan arpégios amorosos  sobre la oscuridad de sus piernas, envueltas de seda negra. Por el cristal viajan regueros de agua que van entreverándose con los reflejos ambarinos de su rostro y el desolado paisaje de fondo. Hace tiempo que ella cerró sus espléndidos ojos para sentirse ebria en aquel mar de caricias.
  Delicadamente levanta parte de la camisa para seguir besando su abdomen, ombligo y tal vez alguna pequeña cicatriz, a la vez que susurra: en francés: -...¡et ce sera une folie te porter comme un fidèle cheval  à l´infini.... et plus loin toujours, et pluis loin toujours!...
                                            Giovanni R.Tortosa

jueves, 3 de marzo de 2016

ERNEST DESCALS, CON SABOR AGRIDULCE

Decoración con fondo de mural del artista Descals; representando a una "geisha" sirviendo el té.Foto. Ernest Descals.

   Ernest, mi amigo, mi colega, siempre le vereís sonriente en las imágenes que de el se pueden ver en sus diversas paginas web. Es alguien que rezuma positividad; un creador absoluto, un irredento del arte. 
   Su pintura, que son mayoritariamente paisajes; tienen el sabor de lo emocional, son testimonios puros de la sacralidad con que Ernest trata su oficio.
  Pero también su sensibilidad a veces se resquebraja y siente su espíritu de artista solitario frente al marasmo actual, la desidia que invade a este país; un país que ofrendó al mundo artistas geniales a granel. Y si este país puede presumir de algo; -aparte de la consabida paella, las soleadas playas y sus trepidantes fiestas-, es de sus artistas. Ernest se lamenta en silencio, del poco interés hacia el arte, la pintura. De ver como ya apenas nadie concede interés a una buena decoración en su salón, a base de pinturas originales. Y el lamento del pintor también llega cuando observa que obras suyas, como pinturas murales; que sirvieron para decorar cafeterías o locales de parecido calíbre han sido destruidas. 


Interior con algunas obras de Descals. Decoraciones del artista de Manresa.Foto:Ernest Descals                                                         Lo curioso es que el pintor Ernest reside en la Cataluña que siempre respaldó al arte, que fue centro de vanguardias; foco iluminador para el resto del país....¿Qué será, entonces del último eslabón hispánico, de lo que se llamó "España profunda"?....
  El sentir de Descals podía perfectamente traspolarse a la mayoría de artistas que comprometidos con su quehacer se enfrentan cotidianamente a la creación; quizás con mayor ahínco.  El panorama es desolador; pues si a un país que apenas defiende sus propias raíces se une una estirpe política que solo mira lo artístico en plan recaudatorio, vivimos un presente-futuro más negro que las propias pinturas del mismo nombre del otrora incomprendido Francisco de Goya.
   A uno le congratula que en la pequeña isla que es Japón existan más aficionados al flamenco que en toda España. Que las compañías de zarzuela sean veneradas en sudamérica. La zarzuela que es nuestra ópera tiene más acogida fuera de nuestras fronteras; al igual que la tauromaquia; -un arte primigeniamente español-, tiene mayor respeto y vigencia en México o Francia.
    Ya lo decía Larra en el siglo diecinueve: "escribir en España es llorar", y por lo visto poco ha cambiado el panorama. Por tanto, los lamentos del pintor de Manresa son más que comprensibles...
                                     Giovanni R.Tortosa