"SACROMONTE"

"SACROMONTE"
"CONTRALUZ" (Detalle) Oil on canvas. Giovanni R.Tortosa

DESNUDO-FIGURA-PASTEL-GRAFITO-INTIMIDAD-REALISMO

DESNUDO-FIGURA-PASTEL-GRAFITO-INTIMIDAD-REALISMO
TORTOSA ART COLLECTION ---- giovannirtortosa@gmail.com

miércoles, 4 de febrero de 2015

JUAN BAUTISTA FERNÁNDEZ

            Juan Bautista en un ágape junto a una amiga.

     Cuando entré en el palacio veneciano del conde Emile Targhetta D´Audifret, quedé extrañamente sorprendido, nervioso y titilante al contemplar al mayordomo que había franqueado mi entrada.
   Una vez, ya instalado en el salón de brocados dorados y paredes de terciopelo rojo, al igual que los sofás; asistía fascinado a las explicaciones que el anciano conde iba ofreciéndome. Me habló de los orígenes del palacio y de uno de sus ilustres inquilinos y propietarios como fue Giácomo Casanova. Del fondo de otra estancia se escuchaban los lamentos amorosos de Iva Zanicchi cantando "Testarda io" y sobre nuestras cabezas quedaba un magnífico lienzo de Carpaccio.
    Y de nuevo surgió el mayordomo: elegantemente ataviado con su uniforme azul noche, con paño blanco sobre uno de sus brazos portando una bandeja de plata. Ceremoniosamente inclinó su cuerpo, macerado en gimnasios y procedió a depositar el té sobre unas exquisitas tazas de porcelana china. 
-Perdone; ¿es usted Juan Bautista Fernández?;-pregunté de sopetón al joven sirviente.
-No....Mi nombre es Jean Claude.
-Ah...Disculpeme; creía que......!!
    Mientras el conde Targuetta seguía hablando con su elegantísimo francés salpicado con algunas expresiones italianas, en mi mente bullía la duda en torno al joven mayordomo.
   Después, el afable anfitrión me mostró lo que supuestamente era la alcoba del genial Casanova. El posible escenario de sus proezas amorosas. El conde también hizo alusión al carnaval veneciano, donde él es el auténtico "rey del cotarro".



                   Dormitorio de Giovanni Giácomo Casanova.

     Ya, fuera del palacio, caminaba en dirección al embarcadero de Santa Sofía para tomar el "traguetto" que me habría de trasladar al sestiere Dorsoduro. En ese tiempo no dejé de preguntarme, si realmente Jean Claude era Juan Bautista o su "alter-ego"; un supuesto hermano gemelo o qué se yo?....Si no era Juan Bautista, le parecía de manera casi simétrica. También pensé que el verdadero Juan Bautista posee las formas elegantes, las actitudes ceremoniosas y hasta un refinamiento glamuroso con el que impregna sus actos.



Juan Bautista junto a una de sus obras; una "magdalena penitente", y su propia hermana.


   Sus formas son apolíneas; de piel clara y luminosa donde sobresalen los potentes ojos de mirada hiper-penetrante que haría temblar a los mismísimos muros de Jericó. Por su sangre y la de su familia, corren los venenos del arte; ya sea en el baile flamenco o en su caso con la escultura, en la vertiente religiosa. Fiel y convicto creyente, adoba y recrea sus obras con toda su prosapia y acerbo cristiano.
    A veces se disfraza de "dandy" o de cortesano post-moderno para sumergirse y desparramar su mirada de halcón en aconteceres sociales, fiestas de alto calibre o saraos presididos por aromas de Dior, Paco Rabanne, Gucci, Versace y demás atmósferas paganas.
   Aunque su cuerpo y espíritu siempre regresen antes del amanecer al silencio de su taller para continuar a la búsqueda de esa energía que flota de toda obra de arte y luego ofrendarla al dios de la belleza....

Giovanni R.Tortosa


Fotos: Juan Bautista y G. R.Tortosa
                    "Testarda Io" Iva Zanicchi.


No hay comentarios: